Al parecer, el Vaticano habría pagado el rescate de la monja Gloria Cecilia Narváez

En las últimas horas, la confesión del cardenal Angel Becciu, quien está investigado por fraude financiero en El Vaticano, está causando revuelo, puesto que, según el jerarca, el Papa Francisco habría aprobado 1 millón de euros para rescatar a la monja nariñense Gloria Cecilia Narváez, secuestrada por militantes de al-Qaeda en Malí.

Lo que dijo

Esto fue lo que se leyó en la declaración, “(El papa autorizó) alrededor de 1 millón de euros, parte para pagar la creación de una red de contactos y parte para la liberación efectiva de la monja”, dijo Becciu.

Según el cardenal, el dinero se habría usado para contratar a la firma de inteligencia británica The Inkerman Group, la cual aseguraría la liberación de la monja. Becciu declaró que el contacto con la firma lo hizo a través de Cecilia Marogna, también conocida como la “dama del cardenal”, una mujer que asegura ser una experta en seguridad y relaciones internacionales. Sin embargo, Marogna y Becciu son investigados en un escándalo de malversación de fondos del Vaticano.

El cardenal dijo haberle manifestado al papa que no deberían haber autorizado esa cifra por la operación del rescate, pero Francisco decidió continuar. “Cada paso de esta operación fue acordado con el Santo Padre”, testificó Becciu, quien agregó, al final, se gastaron fondos reservados de la Secretaría de Estado porque la Oficina Administrativa creía que la operación sería fructífera.

Bajo reserva

Según medios internacionales, al parecer, el papa Francisco le prohibió al cardenal Becciu hablar al respecto. Ni siquiera el jefe de la policía del Vaticano podría saber, pues el papa estaba preocupado por las implicaciones de seguridad y reputación que podría conllevar la filtración de la noticia.

Confidencialidad

Becciu pudo hablar libremente el jueves, gracias que el papa Francisco lo liberó del requisito de confidencialidad para que respondiera en el juicio que se adelanta en su contra por malversación y fraude.

Las declaraciones de Becciu podrían tener graves implicaciones para la Iglesia, ya que los terroristas tienen evidencia de que el papa está dispuesto a pagar un rescate para la liberación de las personas ordenadas en el servicio religioso que son puestas en cautiverio.

Gloria Cecilia había sido raptada en Mali el 7 de febrero de 2017 y Becciu propuso al papa acudir a esta empresa de inteligencia, propuesta por Marogna, para liberarla, y el pontífice aceptó. La monja fue finalmente puesta en libertad el 10 de octubre de 2021.

Deja una respuesta