Comunidad obliga al Ejército a retirarse de dos zonas rurales del municipio de El Rosario, al norte de Nariño

En las últimas horas, el Comando de la Vigésima Tercera Brigada del Ejército Nacional denunció dos graves hechos presentados con hombres de esta institución, ocurrida en el corregimiento de Esmeraldas y la vereda El Filo, donde la comunidad bajo amenazas y en asonadas, obligó a los militares a salir de la región.

En el corregimiento de Esmeraldas

En un comunicado dieron a conocer que los días 5 y 6 de enero del año en curso, en el corregimiento La Esmeralda, a una hora del casco urbano de El Rosario, unidades del Batallón de Infantería número 9 Batalla de Boyacá, orgánica de la Vigésima Tercera Brigada, que se encontraban adelantando labores para contrarrestar el accionar de un Grupo Armado Organizado Residual que opera en la zona, fueron rodeadas por quienes serían habitantes del sector, los cuales se presentaron ante los uniformados portando machetes y pretendiendo provocar a la tropa, a su vez, se dirigieron a ellos con palabras soeces, exigiéndoles abandonar el sector y expresándoles que no eran bienvenidos allí.

Prestaban seguridad

En el lugar de los hechos, los hombres del Ejército indicaron que estaban en cumplimiento de acciones encaminadas a mitigar los riesgos advertidos en las alertas tempranas 082 del 2018 y 036 del 2020, estas originadas en atención a la situación de vulnerabilidad de las comunidades indígenas, afrodescendientes y mestizas de los municipios de Cumbitara, El Rosario, Leiva y Policarpa, debido a la situación de riesgo en materia de Derechos Humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario; además, “se cumplía con atender las peticiones de seguridad de las autoridades gubernamentales que han advertido de la presencia de miembros de grupos armados organizados y residuales”.

Asonada

En este sentido, los militares comentaron que, mediante asonada, obligaron al personal para impedir el desarrollo de las operaciones, la cual, en procura de minimizar una posible confrontación se retiraron de la zona, siendo seguida por los manifestantes, quienes se movilizaban en dos automotores.

En la vereda El Filo les exigieron que abandonaran la zona

De igual manera, el viernes 7 de enero se presenta una situación similar en la vereda El Filo, donde otra de las unidades del Batallón de Infantería número 9 Batalla de Boyacá es rodeada por un grupo de aproximadamente 200 personas, quienes les exigieron que debían abandonar el sector de inmediato.

Las tropas, con el objetivo de evitar confrontaciones con la población, también se retiran del sector, siendo escoltados por los mismos.

“El Comando de la Vigésima Tercera Brigada hace un llamado a las autoridades municipales y departamentales, para que desde sus roles y funciones adelanten las acciones legales frente a estos sucesos de hechos violentos por parte de la población civil, en cumplimiento del principio constitucional de colaboración armónica entre las instituciones.

De igual forma, se insta a la comunidad a no obstruir las operaciones militares ni agredir a los uniformados, ya que esto puede ser constitutivo de tipos penales, como los consagrados en los artículos 226, 429 y 469, del Código Penal Colombiano”., dijeron los militares.

Deja una respuesta