En Pasto, desde una cárcel amenazan y extorsionan a comerciantes, distribuidores de alimentos, y hasta funerarios

“Me pedían 18 millones para dejarme libre, también dijeron que no quemarían mi camioneta sí consignaba el dinero, fueron 4 horas de mucho temor, conocían los movimientos que realizábamos donde estábamos”, dijo José Andrés*, quien fue víctima de una llamada extorsiva.

Los contactaron vía telefónica

La historia comienza en horas de la mañana del pasado jueves, cuando la funeraria donde labora José fue contratada para recoger una persona que supuestamente había fallecido en la vereda San Isidro del corregimiento de Villa Moreno en el municipio de Buesaco, a 30 minutos del casco urbano de Pasto.

Conocedores de las tareas en estos casos, al medio día, en un carro fúnebre salieron dos personas hacia el mencionado sector, donde les expresaron que estaba la persona fallecida. Cuando arribaron al sitio, un supuesto ingeniero los llamó vía celular para señalarles donde debían arribar desviándolos del camino.

Los amenazaron

Sin embargo, en el momento que arribaron a un lugar desolado, nuevamente fueron contactados al móvil, pero, en esta ocasión cambió el tono de voz, y quien llamaba se hizo pasar como un comandante de la guerrilla que les pedía 18 millones de pesos por invadir la zona.

Enseguida inició a detallar nombres de familiares cercanos de la persona que iba a prestar el servicio funerario. De igual manera, le señaló el color, la marca del carro y otros aspectos que hicieron suponer que la persona que los empezó a extorsionar estaba muy cerca, incluso le hizo activar las luces estacionarias del carro, a lo cual accedió el trabajador de la funeraria.

Llamada extorsiva

Las llamadas seguían de forma continua, en una de ellas exigieron que debían consignar 10 millones de inmediato, de lo contrario matarían al ayudante, se llevaban al conductor de la funeraria y quemaban el carro.

A pesar que no observaron a nadie en el lugar, en cada llamada les describían los movimientos que hacían, esto le hizo suponer que la persona estaba muy cerca mirándolos.

Llamaron a la Policía

Cuando ya los familiares del trabajador funerario que estaban enterados de esta situación se dirigían a consignar el dinero, este les expresó que no lo hagan, que iba a salir de la zona muy rápido en el carro arriesgando su vida y de la persona que lo acompañaba.

En ese momento fue alertado el Gaula de la Policía, quienes después de analizar lo sucedido, expresaron que era una llamada extorsiva que se realizaba de otra región.

No es el primer caso

Al parecer, son varias las personas que han caído en este lugar bajo esta modalidad, comerciantes, distribuidores de alimentos, y ahora una persona que labora como funerario han sido las víctimas, se presume que en otras ocasiones la familia ha decidido consignar el dinero.

Buscan a cómplice

La Policía luego de monitorear la llamada, confirmó que fue realizada desde una cárcel en el Departamento del Huila. Sin embargo, existe la certeza que otra persona de la región, cómplice de este delito, es quien entrega datos exactos de las personas a quienes extorsionan, y la cual se encontraría en la región de Villamoreno en Buesaco, puesto que los casos que han ocurrido se localizan en esa zona.

En este sentido, inteligencia de la Policía está tras los pasos de esta persona a quien ya tendrían identificada.

Deja una respuesta