En Pasto, montaron venta de autopartes, los repuestos los obtenían de carros robados

Tres personas que según las autoridades se dedicaban al robo de carros y luego a la venta de sus partes fueron capturados en flagrancia, posteriormente las judicializaron, los sujetos fueron identificadas como Manolo Villamarín, Karen Tovar y Edwin Jefferson Enríquez, es de anotar que esta organización era conocida como ‘Los Samuráis’, que operaban en varios sectores en Pasto.

¿Cómo actuaban?

De acuerdo con las investigaciones, los presuntos ladrones utilizaban llaves maestras y herramientas artesanales como ganzúas para abrir los vehículos que se encontraban estacionados en parqueaderos, de igual manera que eran abandonados por varios minutos en plena vía pública y bahías de parqueo.

Además, los presuntos autores de los hurtos se apoderaban de los elementos que encontraban en los automotores como computadores, bolsos, teléfonos celulares y cajas de herramientas.

Posteriormente, los carros eran llevados hasta un sitio especifico en la capital de Nariño, allí eran desguazados, luego sus partes eran comercializadas en una venta de autopartes de segunda e incluso ofrecidas a talleres para los llamados ‘desvares’.

Las capturas

Los tres asegurados fueron detenidos por agentes de la Policía Metropolitana de Pasto durante operativos de registro y allanamiento, que incluyó un local comercial de venta de autopartes.

Durante la diligencia, las autoridades incautaron 8 computadoras de vehículos, 21 módulos de diferentes marcas, 7 tacómetros, tres volantes de automóvil, una pulidora, una pistola marca Black Decker, y dos teléfonos Motorola, una caja de herramientas, un scanner para vehículo y farolas.

A la cárcel

Luego de la solicitud de una fiscal de la Estructura de Apoyo, EDA, un juez con control de garantías de Pasto dictó medida de aseguramiento contra tres presuntos integrantes de la organización.

Manolo Villamarín y Karen Tovar fueron imputados con cargos por el ente investigador por su presunta autoría en los delitos de concierto para delinquir y hurto calificado y agravado, cargos a los que se allanaron. Además, Edwin Jeferson Enríquez fue imputado con cargos por los delitos de concierto para delinquir y receptación, los cuales no aceptó.

Villamarín Hernández y Enríquez Cortés fueron enviados a un centro carcelario, mientras Karen Stefanía Tovar Villota fue afectada con medida de aseguramiento en lugar de residencia.

Deja una respuesta