Experiencia de Cúcuta para revocar al Alcalde mediante nueva elección ocurriría en Pasto

En fracaso terminó en la ciudad de Cúcuta las nuevas elecciones programas para el domingo, que buscaba la revocatoria del alcalde Jairo Yañez, es de señalar que 616.331 ciudadanos estaban habilitados para votar, y se necesitaban 130.565 votantes para que la revocatoria pasara el umbral, y que la mitad más uno de ellos dijese que no querían más al alcalde. Sin embargo, no votaron más de 12.000 ciudadanos.

El costo

De igual manera, fueron 4.000 mil millones el costo de este ejercicio, el cual es pagado por todos los colombinos.

En Pasto

Ahora, en la capital de Nariño, y como están planteadas las circunstancias, puede ocurrió algo similar, una de las circunstancias es el tiempo tan corto que le queda a la Administración para culminar el mandato, la resolución de una tutela que busca suspender la recolección de firmas, y el proceso de revisión y análisis de las firmas.

Según Natalia Sandoval, una de las promotoras de esta iniciativa de revocatoria, se están recolectando los formularios, los cuales se presume serán presentados ante la Registraduría luego de la posesión el nuevo presidente Gustavo Petro. Sin embargo, queda la duda la tardanza de las personas que llevan a cabo la revocatoria, puesto que desde hace más de un año se lleva a cabo el ejercicio, el cual ya fue aplicado en otras ciudades como Cúcuta, pero sin el éxito esperado.

Comité de revocatoria

“Los fracasos del proceso revocatorio muestran cómo esa figura, en Cúcuta y en el resto del país, es utilizada más con el objetivo de obtener réditos políticos y hacer ruido que construir mejores alcaldías. No tenía sentido hacerla faltando solo año y medio para que el actual período del alcalde termine. Preocupa, además, la influencia que Ramiro Suárez Corzo, condenado y encarcelado exalcalde de la capital de Norte de Santander, sigue teniendo sobre lo que ocurre en la ciudad fronteriza”, dijo el Espectador en una columna de opinión.

De igual forma, como retoma La Opinión, periódico local de la capital nortesantandereana, los promotores dijeron que hubo fallos en, “seguridad, meritocracia, el manejo de la pandemia, la contratación, el catastro multipropósito, la generación de empleo, la migración, la inversión social, la movilidad y el espacio público”. Es decir, básicamente en todos los aspectos de una ciudad. Cualquiera lee eso de manera desprevenida y cree que Cúcuta se despeñó. Sin embargo, lo único que busca la retórica incendiaria es sabotear la gobernabilidad del mandatario actual.

Deja una respuesta