Vistas: 377

Son 42 mujeres que prestarán su servicio militar voluntario en Nariño, las cuales tendrán como sitio de entrenamiento las instalaciones de la Vigésima Tercera Brigada del Ejército Nacional, con sede en Pasto. Las nuevas soldados, tendrán entrenamiento muy similar a las que reciben soldados de género masculino, donde la base es la disciplina, constancia, compañerismo, los valores, y el respeto por la institución.

“Me gusta la carrera militar, tengo amigos que siguieron este camino, y ahora son un ejemplo. De igual forma, las mujeres somos capaces de sobresalir en todos ámbitos, este es uno de ellos, es una forma de medir nuestra capacidad sin límites”, dijo una de las incorporadas.

Cabe resaltar que ellas serán el apoyo en las labores administrativas, logísticas y de seguridad en el Departamento.

Ceremonia de recibimiento

En este sentido, en la mañana del sábado en la Plaza de Armas del Cantón Militar Boyacá  en Pasto, se realizó la ceremonia de recepción de estas jóvenes en el campo de paradas, cumpliendo con toda la sobriedad que implica entre los militares un acto tan especial, como es la llegada de un nuevo grupo de soldados.

Familiares, amigos y los que serán compañeros de ‘milicia’, como es llamado el servicio, acompañaron a las nuevas agregadas, quienes sintieron la responsabilidad de portar el uniforme de las Fuerzas Militares, además el respeto que les profesarán durante su paso por el Ejército.

De todos los municipios

Las voluntarias fueron escogidas en todo el Departamento, y fueron incorporadas al Batallón de Apoyo y Servicio número 23 con sede en la capital de Nariño, y recibirán entrenamiento en la base Chapalito.  A pesar que centenares se presentaron, solo 42 fueron elegidas para estar durante un año. De igual manera, tendrán la oportunidad de llegar a la Escuela de Formación Militar.

“Recibirán entrenamiento, formación e instrucción que les permitirá desempeñarse en diferentes aspectos en la institución, y a su vez aportarán a posicionar a la mujer dentro de las Fuerzas Militares”, comentaron.

En este caso, la entrega de la insignia estuvo a cargo de la subteniente, Erika Tatiana Suárez, comandante del pelotón, el banderín que representa la identidad de este, y quien posteriormente lo dejó en manos de una de las nuevas soldados, expresándole que tiene la plena fe y convicción que será llevado con honor, mística, disciplina; respetando siempre los Derechos Humanos.

“Hoy, después de más de 30 años, nuevamente el Ejército Nacional retoma este modelo de incorporación, destacando el rol de la mujer para el cumplimiento de la misión constitucional y permitiendo que ellas pongan sus capacidades al servicio de los nariñenses”, expresaron en la ceremonia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *